La carrillera del pijama de a rayas


Sinopsis
La carrillera Bruna estaba aburrida que siempre la cocinaran igual, hasta que un día observó a otra carrillera que se llamaba Shmuela que lucía un pijama de rayas muy bonito, que llamó su atención. Se hicieron amiguitas y le preguntó como había conseguido aquel pijama y Shmuela le respondió, que primero la habían cocido para después partirla en tres pedazos, rellenarla de láminas de foie crudo, filmarla para darle esa graciosa forma, enfriarla durante unas horas, que le habían dado un baño de vapor de 4 minutos y por último un reponedor baño de salsa de sus propios jugos. Bruna que se moría del tedio con las demás carrilleras cocinadas con vino, se infiltró con su amiga Shmuela y se hizo otro pijama igualito, y cuando su cocinero anodino la buscaba entre las demás aburridas carrilleras, no pudo reprimir una lagrimita al saber que su hijita había sido devorada buscando la felicidad que el no supo darle.

1 comentario:

El futuro bloguero dijo...

Lagrimitas se me caen a mi.

He descubierto las carrilleras (o carrilladas) este año, y el otro día las hice (pronto lo publicaré) dejándolas macerar en vino y luego cociéndolas en vino con cebollita, zanahoria, etc (tipo receta de rabo de toro)

Y me encantaron.

Lo que más siento es que se me gastaron y no podré hacer inmediatamente esta estupenda fiesta pijama, tan sugerente.

Tendré que comprarlas aquí, aunque no serán tan buenas.

Bravo