Zorongollo surprise


Paso a paso.

1º- Decidir irse unos días al campo para ver si le salen raíces a uno.
2º- Una vez allí cagarse en todo lo que se menea porque alguien olvidó el güisqui.
3º- Acercarse al pueblo mas cercano en busca del preciado licor y tener que conformarse con el ínclito J&B.
4º- Repartir la vista por el colmado y observar que atesora unos pimientos tipo Ronaldo fuera de forma.
5º- Pensar en el futuro y adquirir junto a los pimientos unas cebolletas y unos güevos de corral auténticos.
6º- Una vez asados unos choricinos abrebocas, y con las brasas aun con ganas de dar guerra, colocar los pimientos sobre la parrilla.
7º- Estar mas atento que si vas conduciendo con el director de la DGT al lado, e ir cambiándoles la postura para que se asen por todos lados por igual.
8º- Reciclar la bolsa del colmado e introducir los pimientos para que suden mas que la axila de un churrero.
9º- Una vez templados, pelar y cortar en tiras finas, procurando recoger el caldillo del interior de los pimientos.
10º- Ya apalancados sobre una fuente rústica e integrada en el entorno, picarle cebolleta bien fina al gusto, añadir sal, un chorreoncete de vinagre y bañar abundantemente de aceite de oliva de la buena, y como es bien cara, recoger la última gotita con el dedo y rechupeteárselo a fondo para no desperdiciar nada.
11º- Remover y dejar descansar –si se es capaz- durante al menos una hora.
12º- Pelearte con tu vecino de mesa por medio pan, dejar la mente en blanco y comer como si fuera la última comida de un condenado.
12ºb- Si se desea se fríe un güevo auténtico y se revuelve con el zorongollo.
Creedme si os digo que ha sido uno de los mejores platos que he tomado en un año atrás. El sabor del pimiento con el regusto del humo que era marcado pero sin ser excesivo, la cebolleta suave y ese pedazo de aceite de oliva rompe-bolsillos, hicieron un plato memorable.

* El auténtico zorongollo es una ensalada de pimientos y tomates asados con aceite de oliva, ajo y sal.

9 comentarios:

El futuro bloguero dijo...

Qué bueno.

Si se hace en casa, en la misma fuente donde ases los pimientos asa también un tomate. Luego a la bolsa todo para que sude y se facilite el pelado. El tomate dará un poco de consistencia y espesor a la salsa que se forma con el aceite y el caldo de asar pimientos (y tomate) y está de muerte. Merece la pena esperar ese par de horas y si es en nevera, mejor que mejor.

Lo del tomate, además, era una exigencia que siempre nos hacía mi abuela, que era una auténtica maestra en la ensalada de pimientos.

Anónimo-Paisano dijo...

Hola,

Vuelvo con ganas de dar el parte: Cochinillo a las cuatro cocciones. Demasiao !!! y prometedora via de exploraciones.

Resultó un poco fallido pero creo que conozco las correcciones necesarias para que salga casi bueno.

Ya sabes, se avía uno un cochinillo del carrefú de los que no se distinguen de lo juguetes para perros y se le aplican los cuatro pases del pollo que nos explicastes hace unos días, a saber:
Salmuera y yerbas 24 horas, plastificado y cocción, horneao y baile.

Tengo que mejorar el procedimiento en el tiempo de plastificado y cocción subiendo a 60 u 80 minutos, despues 15 mins de horno y gratinado a ojo.

Ah!, sí el zorongollo buena pinta.

Un saludo.

Ose dijo...

Futblo, si en casa los hago bastante mas o menos como cuentas, y aunque es un plato rico tampoco le doy importancia. El punto ha sido, a mi parecer, el humo y un aceite de esos que no encuentras en los súper porque es demasiado fuerte. Ah! el caldillo es imprescindible.
Paijano, eres un cabronazo. 1º porque te has adelantao y me has puesto los dientes que rayan el suelo, y 2º porque te has podido currar unas afotos.
El problema que veo respecto al cochinillo es el difícil equilibrio de cocción, ya que las piernas necesitarán mas tiempo que el lomo, por ejemplo. Y si se cociera ya partido y por partes?. O deshuesado?
Eso si, me imagino que la grasilla del cochino tan solo se le supondría y el tostao crunch crunch.

Anónimo-Paisano dijo...

Hola,

afotos en la 1era versión ?, y si no sale ?, para la 2nda vuelta.

Tiempos distintos, para patas y costillares ?, hummm cierto. Lo hice en cachos, patas por un lao y costillares por otro, pero estuvieron cociendo el mismo tiempo. La proxima les meto tiempos distintos, más para las patas.

El bicho muy jugoso y con los sabores de las yerbas infiltrados, aun con la carne algo compacta por falta de tiempo de coccion, pero quedó grasilla, un poco harinosa de esa de pienso, ya sabes. La piel crujiente y churruscante eso sí salió bien.

Deshuesado, juer, eso ya es de cena de navidá.


Zorongollo: hago en casa una versión rápida, los pongo en los quemadores directamente, hasta que se queme bien quemá la piel. con las berenjenas queda también stupendo.
un saludo.

sandra dijo...

Me encanta encontrar algo en este blog que no lleve carne!!jeje aunque es un genial acompañamiento de esta.
El punto definitivamente esta en hacerlos a la brasa y en ese caldillo...y un buen pan, siempre! Me encanta este plato!

Antonio Lopez dijo...

nada como el fuego de la parrilla para esto.
no hay comparacion en ahumarlas y asarlas en la llama del gas a hacerlo a la parrilla, y eso que en la llama del gas queda de lujo tambien.
es uno de mis platos preferidos el zorongollo este

Anónimo dijo...

El zorongollo es de origen murciano ¿no?. El cuanto a las cuatro cocciones, me parece que los chinos saben una o dos cosas de eso con sus patos laqueados.
Enric

Ose dijo...

Que va, Enric. El zorongollo es extremeño, principalmente del norte de Cáceres, mas centrado en la zona verata que pa eso son especialistas en pimientos.
El ZARANGOLLO es murciano, y por lo que he visto es una especie de revuelto de calabacín con cebolla.
Y lo de las cuatro cocciones no sé si será especialidad china o que, yo lo saqué de una de mis incursiones interneteras por las güebs de Sudamérica, algo que recomiendo y que hago muy a menudo.

Anónimo dijo...

Sí, sí, zorongollo ¡claro! El zarangollo es con calabacín como tu dices. Nada otro descubrimiento con el que nos regalas.
Enric