Pelota de manos contra mi amante


Lo reconozco, tengo una amante. Una amante con la que quiero cortar la relación, pero al igual que Michael Douglas en Atracción Fatal, ella no lo permite y me hace la vida imposible. Mi Glenn Close particular se llama Fascitis Plantar. Y es una hijaputa en potencia, que cada vez que aparece me deja de 4 a 7 días totalmente acojonado y aparcado.
Y claro, como tienes todo el día el agudo dolor del pie en la cabeza, me han entrado unas ganas de comer pies de puerco, cosa mala. Y eso que es totalmente contraproducente con mi querida amante, pero que se joda.
He decidido hacerlas en pelotas que son un poco mas laboriosas, pierden el encanto de rechupetear los husecillos, pero es una manera fina de comer algo tan basto.
Una vez cocidas con su laurel, media nuez moscada en trozo y sal, se le echa un par de lo que tenga cada cual (ovarios o güevecillos) y calentitas se deshuesan total. Se pican cada uno como quiera, y le incorporamos unas gambas cocidas y picadas y trocitos de un buen beicon. Se hacen unos montoncitos sobre film, y los cerramos bien prietos dándole formas de pelota, o de lo que quieras. Y al frío para que se amalgame bien y queden firmes. Si no tenéis ganas de quemaros los dedos, podéis hacerlo cuando las manos estén templadas, pero luego tenéis que meter las bolsitas en agua caliente para que cojan calor y puedan hacer forma.
Una vez bien frías y firmes, se pasan por harina, huevo y pan, y se fríen suavemente. Ojito que como se rompan, lanzan unos misiles de aceite caliente que ríete tú de los tomajaus esos.
Para la salsa hacemos una Marlene Dietrich, o sea una falsa americana, friendo unos tres o cuatro ajos, las cabezas de las gambas, pimentón, tomate frito a tutiplén, un chorro del alcohol que os apetezca y todos los huesos de las manos. Cubrimos bien de agua y reducimos a la mitad, que ya veréis como se espesa la salsa de forma natural con la gelatina de los huesos.
Tienen su currele, para mi mas, que las he tenido que hacer entre muletas y saltando de taburete en taburete, pero ha sido de las pocas alegrías que he tenido esta semana.

8 comentarios:

Anónimo dijo...

Pues espero que hayas disfrutado con las albóndigas, porque eso duele de verdad.

Antonio Lopez dijo...

buffff que maravilla.
esta semana me da que tocara hacer algo de cerdo, ya estoy cansao de portarme bien con las verduras jeje.
que te recuperes pronto

El futuro bloguero dijo...

Espero que mejores pronto. Yo lo padecí y estuve casi dos semanas de baja. Me curaron unas plantillas, con elevación para descanso metatarsiano, y el cambio de postura al caminar, más estirado etc.

Claro que no desdeñaría nunca el remedio que tu has utilizado, esas manitas... mmmmmh

Jesús García dijo...

Cuanto lo siento, macho!
Espero que te recuperes pronto.

Ose dijo...

Futblo, eso de las plantillas ya me lo estoy viendo, pero eso de andar mas estirado ... eso que es como ir apretando el culo o como ya estoy aquí que pasa?
El problema es que me acerco mas a un animal que a las personas, soy muy cabezón e impaciente y por las puñeteras tonterías he cargado la rodilla y ahora tengo pa 15 días de reposo, así pues se acabaron las comidas hipermegamaxisupercalóricas.... de momento.

Anónimo dijo...

Hola Ose,
¿Te has mirado el ácido úrico? (va en serio)
Enric

Ose dijo...

Ya estoy en ello, Enric. En mi último análisis ya lo tenía alto, (7,3)vamos pasaíto, y de esto hace ya dos años .... No quiero ni verlo!!!! Además como sea ácido úrico de verdad, me veré obligado a chapar el blog, porque hablar de pollo y pescado blanco aburre hasta a las piedras. ;)

Anónimo dijo...

Nada de eso amigo. Lo que cuentas en tu post es muy poco pero suena a gota. Si es así, tiene fácil arreglo. Dime algo, pero seguro que tu cabecera te dará la solución correcta y te cambiará la vida.
Enric