Nueva religión

Tengo una religión mas a la que aferrarme que se llama Chuchiteologi, su pastor es Chuchi y está en Chuchiland. Con esta simpleza seguramente no os convenza y os hagáis antes de la del Tomcrus, pero dejadme que os ponga en situación.
En algún lugar del norte de Cáceres, que no os voy a desvelar donde está, no vaya a ser que vengan los señores Suñé y Puig y me jodan el invento, existe un arroyo de aguas limpias, tranquilas y tan frías que hasta el mas beato gritaría ¡ LA PUTA QUE LA PARIÓ ! y que cuando salgo de ellas siempre me siento un poquito/bastante transexual.

Este arroyo me gusta caminar a su vera durante un par de horas, pero llega un momento en que tienes que entrar al agua si quieres seguir

Y llegar a la civilización

Y aquí es donde empieza mi religión, ya que después de haber sorteado tortuosos caminos, y darme un baño helador

Llego al chiringuito del Chuchi

Voy a mi mesa con vistas de siempre

Y sin mediar palabras con mi Pastor Chuchi, el saca de debajo de su altar, un botellín helado que contiene un elixir que los he probado parecidos, pero ninguno como este.

En otras religiones se dice amén, en mi nueva religión es “otra”.
Y con la “otra”, ya viene un clásico de la Chuchiteologi, sardinas con tomate, sal gorda, un baño de aceite de oliva virgen y un zalaque de pan.


Mi Pastor, me obsequia con su bondad y me honra con un surtido de embutidos que ríete tu del Joselito.

Y cuando en mi cuerpo ya no cabe mas fervor (pero si elixir), mi Pastor me da su comunión, un rebujón de morros y panceta con tomate, por supuesto.

Aaaaahh! No me tiro al suelo a revolcarme porque raspa.
Y es que Chuchi es así, aun tengo grabado mi bautismo en su chiringo, cuando me senté en una de sus mesas y sin mediar palabra, me trajo medio litro de vino de pitarra, una cuña de queso y medio pan. Y sin cuchillo!
Mi Pastor es un hombre sin ambiciones un tanto huraño y tienes que aprender su idioma, dicen que fue estraperlista, aceitunero, truchero y no sé cuantas cosas mas, pero lo que realmente me convence de él, es que con poco te llena, y que con su sencillez y la modestia de su chiringuito hace que realmente desconecte y me olvide de lo que pasa fuera de allí, algo que aún no ha conseguido ningún restaurante.
Además, el móvil no tiene cobertura, toooomaya.
Por ello, Chuchi me ha tocado y ya he pasado a ser un chuchiólogo mas.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola,

Estupendo el relato. Tras descubrir este blog por el tema del tontolSuñe estoy abonao a esta lectura, de ahí el tuteo y perdona si no encaja. Pero mi interés va un poco más alla: Quisiera ser tu cliente. Mira!, soy muy aficionado a la chuleta (lo llamo chuleta no chuletón) de lomo alto de vacuno mayor y soy de Cáceres, creo que lo tuyo está cerca. La "mi" afición, devoción, llega hasta la manera como consigo chuletas de calidad, vienen de San Sebastian. Años me costó entrar, y por recomendación, en la lista de clientes de un carnicero del mercado de la Brecha, este a su vez se provee de lo mejor del matadero de Mondelos. Cada vez que el sindrome de abstinencia me ataca le llamo y le hago un pedido. Ya me conoce y tengo su confianza, por ello se espera para enviarme sus joyas a la disponiblidad de buenas cintas o a que lleguen a su maduración, también se cuida de ponerme un mínimo de 50% de entre la 4ª y la 11ª. Maduraciones que hace el mismo. El tio sabe, ya que sus clientes son las sidrerías de la zona. El transporte es refrigerado y cada chuleta viene envasada al vacio.
En fin, que igual no tendría que hacer cosas tan complicadas para tener unas buenas chuletas si cerca de Cáceres alguien las cuidara igual. Dame una indicación de por donde anda lo tuyo, entiendo lo de la privacidad, de modo que dejo a tu discreción como intercambiar correos.

Un saludo.

Guaje dijo...

¡Me lo comía too! ¡Qué pinta leches!

Hasta el Puig ese y su Filemón Suñe, se les hace aguachirri..¡Adoptalos coño, y llevalos a Caceres! Que vea que también allí saben comer, y sin su permiso.

No le voy a dar más vueltas y andarme por "las ramas". El placer para los pobres, lo tenemos muchas veces en las cosas pequeñas.

Ose, "Bon Vivant".

Anónimo.

Mi suegro está estos días por Gijón visitándonos, y casualmente con tu comentario, nos ha traído 8 chuletas de lomo alto compradas en el mercado de LA BRECHA de San Sebastián. 8 Chuletas de viejo por "150", y envasadas individualmente al vacío. Hemos hecho hoy un par de ellas en la terraza con una plancha de estas que se venden ahora, y han quedado genial. Las sacamos ayer del frigo para dejarlas a temperatura ambiente, y hoy hemos disfrutado de todo su sabor.

Un saludo a todos. ¡VIVA EL CHULETÓN!

¡Ah! Poco hecho porfavó
...

Guaje dijo...

Osé

¡Venga para Barcelona, venga!

Te has acostumbrado a la bidorra de ese maravilloso rincón de esa preciosa tierra y ahora parece que no quieres volver. Nos tienes abandonados.

Un saludo y felices vacaciones.

Ose dijo...

Querido anónimo-paisano, tal y como indicas que te mandan desde La Brecha los pedidos de tus chuletas, yo no cambiaba. Madurados y solo chuletas centrales!, tu tienes sobornado al carnicero!! De todas formas no tengo despacho al público y solo mando lomos enteros (de mas 30 kilos) y por supuesto, la maduración se la da cada uno a su gusto. Respecto a la privacidad tienes toda la razón, cuando cree este blog nunca estuvo en mi ánimo y sigue siendo así, utilizarlo para vender, pero me da en la nariz que por tu forma de expresarte, si no nos conocemos, poco nos falta.
Guaje, eres un cachondo pero me ha encantado lo del “Bon vivant”, sinceramente no había caído en ello. En estos días he estado con primos que ves una vez al año, y uno de ellos está en Asturias, y no dejó de insistirme que fuera para allá, y aunque soy hombre perezoso pero fácil, le puse una condición: visitar El Molín de Mingo. Le he mandado un mail con tu post y respondió de inmediato que SI. Seguramente será para 2009, tan solo espero que con la crisis no haya cerrado y machacarme un buen arroz con pitu.