Chuletón campeón


Mi chuletón de la Eurocopa ha tenido una vida paralela a la selección. Antes de empezar la Eurocopa vi un lomo de buey que mostraba unas características que otros no tenían y me decidí por él desestimando opiniones “expertas” y descartando a otros mas llamativos. Decidí confiar en su potencial dándole aquello que el quería, tiempo. Y respondió madurando su carácter, sabiéndose grande a medida que su competencia iba cayendo y cuando llegó su hora, supo darlo todo para que disfrutásemos de él.
El día de la final, salió del oscuro frío a las 5 de la tarde para comenzar con su calentamiento, relajando músculos y dejando atrás los nervios. Aunque si alguien había de los nervios era yo y visto como iba el partido, pensé que para disfrutar de él era mejor dejarlo para el final del encuentro, ya fuera en la alegría o en la tristeza. Ganó España, y por fin pude limpiarme las lágrimas de aquella final del 84 que siendo un crio tanto disgusto me dio.
El chuletón ya pedía su protagonismo, por tanto encendí el fuego y puse la plancha hasta que empezó a dar botes, la lubriqué con 1 cucharadita de buen aceite de oliva y dejé que la pieza saltara sobre ella. Era un clamor, una comunión perfecta de sonidos y olores que hacían presagiar con impaciencia que podía ser un éxito. Con mis propias manos le di la vuelta que necesitaba y ya apareció ese color que decía que no había marcha atrás, era un chuletón campeón. Se asentó tranquilamente en el plato, pidió unas láminas de sal y compartió sus terneza de mas de 30 días, la jugosidad y melosidad de una carne casi cruda con una correcta filtración de grasa y un sabor marcado, potente y característico de carnes elegidas para la gloria.
No fue el chuletón de mi vida, pero si mi chuletón campeón.
Impossible is nothing.

5 comentarios:

eu dijo...

Una pregunta, cuando hablas de dar "tiempo" a la carne, es una vez comprada ya cortada o la congelas?

Es que una vez me dijeron que la carne que compramos habitualmente la comemos pronto, es decir, que deberíamos esperar más tiempo sin temor a que se ponga mala

En casa comemos poca carne, una vez al mes o menos, pero me gustaría saber esto del tiempo

Gracias

Ose dijo...

Eu, lo de darle tiempo es como suena, en fresco. Este chuletón pertenece a un lomo que desde que se sacrificó el animal hasta el pasado domingo, han transcurrido mas de 30 días y sin congelar. Si comes poca carne y hubieras visto la pinta que tenía por fuera el lomo (lleno de moho, zonas negras y con olor a pútrido), seguro que se te quitan todas las ganas.
Y por supuesto, la carne hay que madurarla, pero en la pieza, no en el filete. También depende del animal, la ternera como mínimo debe de asentar una semana, mientras que el cordero le valen tres días.

miriamdiez dijo...

ose no es poco tiempo un mes para ser de buey el chuleton te lo digo porque creo que menos de dos meses na de na
soy carnicero de profesion saludos

Ose dijo...

Miriamdiez, como ya sabrás bueyes, poquitos. Tengo que reconocerte que quizá he caido en la tentación de llamar buey a lo que puede ser vaca o cebón. En cualquier caso, para mi, 30 días es un tiempo de maduración mas que óptimo, pero creo que hay que observar y calificar individualmente cada pieza. En ocasiones, se peca de exceso de maduración, cayendo en una carne pastosa y de gusto mas que dudoso. Y en ese aspecto, creo que 60 días es un exceso, aunque pueda haber alguna que otra excepción, claro.
Un saludo.

Anónimo dijo...

pues o trabjo con la carne del esla y el lomo a los 21 dias esta como una zapatilla e insulso pero ahi a partir del mes y medio ....
aunque sigo teniendo la mayoria de clientes que siguen prefiriendo hembras vacas pintas que con 15 dias estan como mantequilla y mucho mas infiltradas cualquiera no sabe paladear esa carne del buey.